¡Uf bebé en casa!

El momento que estabas esperando, para bien o para mal, ha llegado. Tu madre o tu padre decidieron tener un hijo con su nueva pareja. Tú has ido siguiendo las etapas del embarazo mes a mes y ya está aquí el nuevo rey de la casa, una persona con la que compartir espacio, tiempo y padres, y ahí está el problema. No es que no estés contenta simplemente esto es un mega-cambio en tu vida y es normal que te cueste acostumbrarte. Es tu herman@, pero por ahora es un extraño

Esos celos…

Entre los muchos sentimientos que has experimentado con la llegada del bebé a casa, has sentido celos. Albergas la duda de si a ti también te esperaron con tanta ilusión, si también babeaban al mirarte, si te hacían tantos mimos… Todos los psicólogos coinciden al afirmar que es una reacción normal entre hermanos. Todo lleva su tiempo. Los expertos estiman que los hermanos mayores empiezan a relacionarse con los pequeños con más frecuencia transcurridos seis meses. Plantéate si lo tuyo son este tipo de celos o si en realidad es que no aceptas que tu padre haya tenido un hijo/a con otra mujer. Si es así, pasa a leer el apartado A. Si por el contrario ha sido tu madre la que ha tenido el hijo con su nueva pareja, lee el apartado B.+

bebe en casa

Apartado A

Si es la mujer de tu padre

Te costó encajar el golpe cuando te dieron la noticia, pero te hizo ilusión. Ahora ya está en casa y todas las atenciones se desvían hacia el bebé, y tu padre ya no está tan pendiente de ti. Un dato que no debes olvidar es que es importante tener familia, venga de donde venga.

Consejo: Entiende que tu padre es muy feliz. Él quiere lo mejor para ti y seguro que tú también para él. Así que hablad y proponle algún plan conjunto: ir al cine, de excursión… E involúcrate más en el cuidado del bebé, ya verás cómo pronto serás tú la que no quiere despegarse de la criatura.

Apartado B

Si es tu madre

Seguro que has vivido todo el embarazo de tu madre muy de cerca y comprendes perfectamente su ilusión. Aun así, te sientes algo celosa. ¿Te adoraba así tu madre? No te quepa la menor duda. De hecho estás presenciando lo bien que te trató y crió tu madre, ¡aprécialo! Por otro lado quizá temes que no pare de pedirte que hagas cosas. Piensa que estará agobiada porque tener un hijo implica mucho trabajo y quizá se dé el caso de que cargue sobre ti más responsabilidades de las que deba.

Consejo: Nada de dudas del tipo “a mí me quería menos”. ¡Quítatelas de la cabeza! porque sabes que no son ciertas. Y respecto al trabajo doméstico… ¡Claro que estás dispuesta a ayudar! pero hazle entender que no te dé tantas tareas porque tú no puedes descuidar tus temas. Si tienes más hermanos será más fácil: podéis turnaros para cuidar del bebé.

¡EXISTEN VENTAJAS!

- Es una experiencia única y muy positiva. Compartirás muchas vivencias con esa persona en el futuro.

- Por fin tendrás más libertad para hacer lo que quieras…, si tanta atención se decanta hacia el recién nacido…

- Descubrirás todo un mundo. Aprenderás muchas cosas y también tendrás nuevas responsabilidades.

- A medida que crezca, el bebé te cogerá muchísimo apego y tendrás gran influencia en su vida. Es muy gratificante saber lo importante que serás para esa persona… y ella para ti.

- Será un entretenimiento estupendo, los bebés son ¡muy divertidos!

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.

*